.
.

Granada.

.
Sin zalamerías ni camelos
con Granada en el pelo y en las manos
el verde del poeta y el moreno del gitano.
.

Urdir senderos con telares
forjar designios en las fraguas.

Frangollos que no resuelven
desventuras ni pesares.

Filibusteros sin mar,
presbíteros sin iglesia.

A las orillas la sal,
y en los bancos ya nadie reza.
.
..
.

.
.