.
.

Dolores y Escopetas.

.
Calibrando dolores como quien calibra escopetas,
ambos especímenes capaces de destrozar corazones.

.
De calaña áspera como la lengua de los gatosque lamen las manos de sus amos no por fidelidad,
sino por las últimas migajas de pan que en ellas quedan..
De indecoroso silencio, capaz de romper tímpanos
y de tornar, sin remordimiento y sin previo aviso,
cuerdos a felices locos.

.
De alma blasfema que deshoja tréboles de cuatro hojasconvirtiendo campos de buena fortuna
en triviales plantas que a nadie más darán suerte.

.
Fumándome todas las flores,
bebiéndome el agua de los jarrones.

.
El fin del fin, áspero, indecoroso y blasfemocomo la música triste de los acordeones
que impregna las escamas de los que no somos peces
ni creemos en estrellas.
.
.
.
.

A mi madre que no lo leerá porque jamás se lo enseñaré, que no sabe de poesía, que nunca se da por vencida, que cada día me enseña de la guerra y del amor."Yo te dedico todo lo que en la vida haga bien".
.
.

.
.