.
.

Psicópata en la oficina.

.
Graffiti: lo eres todo
Graffiti en la estación de Chamartín (Madrid).
.
.
Cometes el mismo crimen
de lunes a domingo.
Reincidente. Sin escrúpulos.

Pasas al lado de tu víctima
cada día
y la sonríes para evitar cualquier sospecha.
Con increíble tenacidad
repites tu ritual
sin dudar
sin saltarte un paso.

El día que te cojan
no habrá excusas que valgan.

Es un delito por omisión
el amor no correspondido.