.
.

Remedios caseros.

.
Hay trece gatos negros en tu alcoba
y veneno de serpiente en
tus alforjas,
pero
ven cada mañana a verme
que sólo los valientes te quieren.
. 


Compraré un marco para tus cuadros
y un arco para tus flechas.
. 


Sólo quiero que me remiendes
los pespuntes que no te apuntan.
Sólo quiero que me remedes
cuando te digo
que te quiero.
.

.