.
.

Me dueles mucho.

Voy a tatuarme un pájaro por cada año que me faltas porque cada vez necesito más alas para volar.

He aprobado la oposición. Estarías tan orgullosa. Ya no me moriré de hambre, igual de pena sí pero no de hambre. No ha sido fácil pero está a años luz de lo difícil que es vivir sin ti.

Recuerdo el día que me dijiste "si me pasa algo..." y yo no te dejé terminar y ahora tengo que vivir con esa duda eterna todos los días. Te lloro mucho, te lloro un río, un mar, un lago, te lloro icebergs enteros. No sé si el aumento del nivel del mar se debe al calentamiento global o a todo lo que te lloro.

Me dueles mucho, mamá. A veces tanto que se me olvida respirar.