.
.

El corazón me late más despacio.


El corazón me late más despacio. Deberían estudiarlo las grandes universidades americanas. Creo que hay una relación directa entre la frecuencia cardiaca de un hijo y la presencia o ausencia de una madre. Desde el mismo y jodido instante en que tu corazón dejó de latir, mi corazón se contrae menos veces por segundo. 

Esa es una de las siete (millones) de diferencias entre mi yo-cuando-tú-estabas y mi yo-cuando-ya-no-estás.