.
.

Mi mamá me mima XX

Mom
.
Hoy me he dado cuenta, se me ha olvidado tu olor. Me importa una mierda la reforma de la Constitución y la crisis mundial. Se me ha olvidado tu olor. El tacto de tus manos no. El tono de tu voz, tampoco. A veces oigo que me llamas. De vuelta de la biblioteca, atravesando el parque, oigo que me llamas. Como antes. Como cuando bajabas a sentarte al sol y yo aguantaba mis ganas de asesinar a los niños que jugaban al balón demasiado cerca. Nunca te lo dije, pero si ese balón te hubiera rozado, ahora yo estaría cumpliendo condena en alguna cárcel por homicidio en primer grado y sin atisbo de arrepentimiento.

Ya no estás tú en el parque, miro tu banco cada día y no estás. Ahora hay un círculo rojo de los besos. Los besos los inventaron las madres. Hace días leí: "Los antropólogos aseguran que la costumbre de besar se deriva de la instintiva necesidad que sentían las madres homínidas de masticar la comida hasta convertirla en papilla para alimentar a sus bebés". Los besos los inventaron las madres.


El círculo rojo se está borrando.


Aún te echo de menos
y este menos va aún a más.
.
.
.