.
.

Quédate a dormir.

.
.

Cuando despertó, ella todavía estaba allí.
.
.
.
.
.
.
.
PD: Mañana estrenaré la camiseta que me regalaste en Moscú, como si fuera mi regalo de cumpleaños, como si tú y yo no nos hubiéramos separado.
.
.