.
.

Rojo y Negro.

.
.
Era el tercer día que no probaba bocado y las náuseas iban en aumento. No bebía, no jugaba. Ella estaba preocupada, Black era un perro con gran vitalidad y nunca había caído enfermo. Por la noche oyó sus quejidos, despertó a su marido y se fueron al veterinario de guardia. Una radiografía, un lavado de estómago y un tanga rojo pusieron fin al sufrimiento de Black. Y al matrimonio también: Ella no usaba ropa interior.
.
.
.

.
Imagen: internet.
.
.