.
.

Revolución sexual.

.
Barbie se cansó de ser mujer florero e hizo honor a su nombre. Una bochornosa noche de verano le dejó a Ken preparada una copa de coñac, con dos hielos y una docena de BARBItúricos.
.
.
.

.
.
Imagen: www.rumoroso.cl
.
.

6 comentarios:

  1. Voz de narradora omnisciente15 de junio de 2009, 11:41

    Y entonces Ken, aflojando el nudo de su corbata. se dejó caer en el sofá después de una durísima jornada en la oficina. Leyó la nota ("no me esperes levantado, cielo"), alzó la copa que su querida mujercita le había dejado preparada con tanto mimo, y exclamó con ironía:

    ¡Va por ti, muñeca! Te querré hasta la muerte!

    Diez segundos después la copa se estrellaba estrepitosamente en el suelo estallando en mil pedazos. Los cubitos de hielo rodaron a cámara lenta hasta los lustrosos zapatos del marido perfecto.

    ResponderEliminar
  2. Por algo a mí nunca me gustaron las barbies...

    Besitos de martes

    ResponderEliminar
  3. al erizo, el zorro le16 de junio de 2009, 10:55

    ¡Venga! métete entre mis patitas...

    ResponderEliminar
  4. el zorrito travieso16 de junio de 2009, 11:11

    Niiiiiiiiii...

    *_+

    ResponderEliminar
  5. El erizo al zorrito16 de junio de 2009, 11:53

    Tengo puas y pincho un poco eh!

    ResponderEliminar
  6. Cuando jugaba de pequeña a las Barbies, me empeñaba en que el maldito y perfecto Ken siempre saliera perjudicado...

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.