.
.

Placeres divinos.


Britney Spears seduciendo a un sacerdote para su álbum Blackout..

Cuando se ordenó sacerdote, le ordenaron que suprimiera sus deseos pero en lugar de ello se le acrecentaron. Practicaba diariamente en su habitación en las horas de oración y recogimiento, y sus salidas nocturnas no eran una excepción. En el seminario ya apuntaba maneras, era el más fuerte y apuesto, ese cuerpo no podía servir sólo a Dios. Empezó haciéndolo en ocasiones puntuales pero ahora se ha convertido en un vicio y no puede dejarlo. Clark Kent y Peter Parker hicieron del periodismo una profesión sospechosa, él tiene algo a su favor: siendo cura se disimula mejor..
.
.