.
.

Hay cocineros que dan la vida.

Pasear
Ilustración de Eva Navarro.
.
.
Mi abuela tiene muchos años y no recuerda un mes de Mayo tan lluvioso como el pasado. Mi abuelo es un creyente aférrimo y sí recuerda cuando sacaban a la virgen del pueblo en procesión para pedirle que lloviera y no se perdieran las cosechas. Hoy me ha dicho que cree que eso era una tontería porque no solía llover después de hacerlo y porque ahora llueve sin sacar a la virgen.
.
Mi abuelo hizo tres años de servicio militar y recuerda sobre todo dos cosas: al hijo de puta del sargento que les pegaba con el cinto y al cocinero que, desde que se enteró que le gustaban las patatas fritas, siempre le servía doble ración a escondidas.
.
.
.
.

.