.
.

Des-esperación.

Lisboa
.

Lo gritó educadamente:
.
Please, ¡NO more li(v)es!

.
.

.
.

1 comentario:

  1. No, no más mentiras. ¿Pro se valen los distorsionamientos de la realidad? son todos para bien, creo.

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.