.
.

Corazón de brocha gorda.

Graffiti de SAM3 en Madrid
.
.
- Le dijo ella a él: no me gusta mucho tu ciudad.

- Y él le dijo a ella: no importa, empezaré a pintarla para ti.
.
.

.
.

1 comentario:

  1. Y se fue directamente a la tienda de Titanlux; allí compró dos botes grandes de pintura naranja. Con ellos tomó el metro y se bajó en Atocha-Renfe. Con la mano empapada de pintura escribió en el suelo de la vía 1: "Lléname los calcetines de otoños izquierdos, que yo me dejo". FIN.

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.