.
.

Lucía XI

.
A Lucía le gustan las historias de pócimas mágicas y a Esteban las de caballeros medievales, y por eso siempre discuten a la hora de la merienda. Cuando hace demasiado frío para buscar tesoros con el mapa escondido en la barriga de la tortuga de Esteban, pasan la tarde frente a la chimenea y el abuelo de Esteban, que sólo sabe de cosas importantes, les cuenta historias. Hoy no han discutido porque en la historia aparecían pócimas y caballeros, y Lucía ha roto su carta a los Reyes Magos y ahora sólo les pide un hermanito al que llamar Tristán como el de la historia que les ha contado el abuelo porque Tristán le recuerda a triste y eso le conmueve y porque quiere un hermano valiente que rompa todas las reglas por el amor de Isolda.
.
.
.
.


.
.