.
.

Junto a la ventana.

.
El chico del abrigo verde estudiaba por las mañanas la manera de atraer a la chica de las zapatillas moradas. Se levantaba temprano para poder coger el mejor sitio de la biblioteca, el que está junto a la ventana por la que entra la luz de invierno directa a la mesa, y es que el chico del abrigo verde piensa que la luz natural del día ilumina mejor sus apuntes, resúmenes y esquemas. Suele ayudarse con una calculadora y una regla milimetrada y precisa para ajustar bien los cálculos. Guarda en archivadores de colores las conclusiones a las que ha llegado utilizando colores fríos para las conclusiones que le alejan de ella y colores cálidos para las conclusiones que le acercan. Consulta una media de diez libros diarios abriendo por primera vez algunos libros de poesía que nunca antes fueron leídos y libros de física y química que después de él nadie volverá a mirar.
.
Y la mesa a la que llega directa la luz de invierno siempre se le queda pequeña.
..
..
.
Imagen: Granada 07.
.
.

1 comentario:

  1. "Chisssssssss"
    (en el idioma de las bibliotecarias).

    Estoy segura de que la chica de las zapatillas divertidas ya se ha fijado en el chico de la ventana, y ella está ideando una excusa para invitarle a un café de la máquina (porque lo más chulo es morder el palito de plástico).
    Yo he trabajado de bibliotecaria, y con una mano en el pecho afirmo y constato que no hay nada como los amores nacidos en una biblioteca.

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.