.
.

Manos.

Graffiti
Graffiti de El niño de las pinturas. Granada.
.
.
Las manos de los hombres huelen a colonia y aftershafe, y son ásperas.
.
Las manos de las mujeres huelen a amaneceres y a lejía a primera hora de la mañana, huelen a detergente del frotar no se acaba (siempre empieza), a suavizante para la lavadora que cuida las prendas de sus hijos; las manos de las mujeres huelen a comida caliente al mediodía y a ajo y a cebolla eternamente, eternamente; huelen a lavavajillas por las tardes y a sacar la basura; huelen a crema nivea después de fregar la cena, a "me duele pero me aguanto", y huelen a "buenas noches" a partir de las doce. Y las manos de las mujeres son siempre suaves.
.
Sin ánimo de menospreciar al género masculino, con ánimo de hacer justicia con las manos que mecen las cunas, entre tantas cosas.
.
A mi madre, que tiene manos de guerrera, las manos más suaves del mundo.
.
.

.
.