.
.

Pena de muerte.

. .

.

3 comentarios:

  1. El asunto de las camas odiadas tiene mucha poesía que crear todavía y confío enq ue seas tú quien la saque a la luz.
    Por cierto, a parte de maravillosos versos, genial composición con esa pluma tan especial.

    ResponderEliminar
  2. "Son las gaviotas, amor.
    Las lentas, altas gaviotas.
    Mar de invierno. El agua gris
    mancha de frío las rocas.
    Tus piernas, tus dulces piernas,
    enternecen a las olas..."

    El de "Radiolina" no lo conozco. 1 a 0.

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.