.
.

La despedida.



.
Una maravilla animada: Eneko.
.
.

3 comentarios:

  1. Nada, que Muercielagoso se puso como un loco al saber el contratiempo, pero después de discutir conmigo a gritos, copió tu correo, agarró la mochi y se largó en dirección a tu cueva. Yo no pude deternelo, se fue sin traje, sin bolsa de aseo, bah... En fin, ya me contarás.

    A mí me gusta el verde y todo en mi vida es verde. Espero impaciente a leer tu "oda a los colores".

    El post es muy sugerente, con ese mar de fondo. Se despide el verano, pues.

    Un saludo. Hoy corto el verde.

    ResponderEliminar
  2. ¡EHHHHHHHH...!

    ¡Ya llegó, ya llegó Murcielagoso! qué ternura, jo, qué ternura... y encima le cedes un sitio especial en la cueva, ains.
    Oye, rkl, que no, que no hace falta que lo miméis tanto (yo creo que debajo de la niña que escribe todo el tiempo estaría genial, ¿sabes? lo digo porque no le gusta llamar la atención, prefiere ponerse en la retaguardia).

    Bueno, ¿y qué tal, hubo flechazo o no? ya te digo, éste está hecho un Tenorio, le tira los tejos hasta a las gallinas... Pero claro, con Mordiskitos hay otra cosa, sí.

    Dile que le echo de menos, y que yo sólo quiero que sea feliz, aunque para ello tenga que apartarlo de mi lado.

    Vuelvo a mi hangar. En cuanto me voy, mis camaradas copilotos empiezan a disfrazarse con los paracaídas, ¡como si fuese un juego!.

    C y C.

    ResponderEliminar

Dilo en bajito pero dilo.